plataforma, zapatos, comodo, artesano, personalizado, hecho a mano, pros, contras, ventajas, desventajas, diseño, customizar, a medida

Plataforma... ¿sí o no?

!Hola a tod@s!

Hoy quiero hablaros de otra pregunta que me haceis muy frecuentemente cuando diseñais vuestros zapatos. Es una duda que surge aún con más fuerza cuando son zapatos a medida, ya que os damos la opción de personalizarlos. Diseñar nuestros zapatos y encontrar el equilibrio entre la belleza, elegancia y comodidad es todo un reto.

Disfruto mucho fabricando las plataformas. Conseguir que sean idénticas. Ir moldeando. Quitar de aquí, y un poco de allí... Pero debo confesaros que no soy muy fan de las plataformas. No siempre en cada modelo me resultan cómodas. Y esteticamente me restan un poco de elegancia a los zapatos. Si hablamos de zapatos de batalla para todos los días y bien sujetitos al pie me apasionan, de hecho los espadriles o espardeñas me tienen loca.

 

Las grandes ventajas de las plataformas son que, 

- Las plaformas compensan la altura del tacón, de eso no hay duda, y por eso las amamos. Nos permiten llevar taconazos y que nuestros pies no vayan tan inclinados. 

- También le debemos la amortiguación en la pisada si son plataformas de corcho o goma hechas a mano. Si son de plástico duro no obtendremos el resultado esperado. Por eso a veces no podemos entender que a pesar de la plataforma no nos resulten cómodos. 

- Para mí, lo que más me gusta de las plataformas es que no nos clavamos en los metatarsos todas las piedritas y dibujos de las aceras.

Y, las desventajas,

- La rígidez. Cuando los zapatos llevan plataformas se vuelven un bloque. Ya sean del material que sean. Sí es cierto que las artesanas de corcho y goma doblan algo más, pero aún así son rígidas. Pensareis, bueno, y, ¿qué? Pues al andar no puedes doblar tus pies y hacer el juego natural al caminar, porque si lo haces lo más probable es que el zapato quede atrás y tu pie siga hacia delante. Hay que aprender a caminar con ellas.

- Elevan nuestro punto de gravedad. Así que hay que tener mucho más control de nuestro equilibrio. Seguro que habeis visto a alguna modelo caersse irremediablemente desde unas altas plataformas.

- Las plataformas le añaden peso a los zapatos. Unos zapatos sin plataforma son livianos, adaptados a nuestros pies, a nuestro cuerpo y forma de caminar, así hacen del conjunto una delicia. 

- No son tan elegantes. Hacen que el zapato sea más grande y por ende nuestro pie. Incluso si son internas recuerdan a los zapatos de ortopedia.

Ya teneis los pros y contras de las plataformas, así que chicas a diseñar.

Si no quereis plataformas también tendreis unos zapatos cómodos y si al final os decantais por ellas, que no sean muy exageradas.

Aunque ya os aviso que después de un par de añitos con plataformas inexistentes o muy pequeñas, vuelven las plataforas de los años 70, pero en formato del siglo XXI. ¿Estáis listas?

Lupe    

Sin comentarios

Añadir un comentario